Pintura y escultura entre lo sacro y lo profano

Santa Maria gloriosa dei Frari y la Escuela grande de San Roque: pintura y escultura entre lo sacro y lo profano

 

En el barrio de San Polo, lejos del trajín de los turistas, un conjunto monumental de belleza incomparable nos desvelará obras maestras de la pintura y la escultura. La gran iglesia gótica de Santa Maria Gloriosa, conocida como i Frari (los frailes) sorprende por su belleza y su singularidad: el precioso coro de madera del siglo XV separa todavia hoy la navata central del presbiterio, presidido por la Asunción, de Tiziano. Esculturas, como el modernisimo San Juan Bautista de Donatello, pinturas, y monumentos fúnebres de soldados, dogos y artistas, como Tiziano y Canova, la tumba de Monteverdi, el magnífico triptico de Giovanni Bellini, hacen de esta iglesia un auténtico tesoro de arte y de historia.
Detras, a poca distancia, la fachada polícroma renacentista de la Escuela de San Roque oculta la obra maestra del Tintoretto: un ciclo completo de lienzos de tema bíblico, realizados en la segunda mitad del siglo XVI por el artista veneciano para la hermandad que rinde culto al santo y que hoy permanece todavía activa. En la Sala dell’Albergo, la dramática y visionaria representación de la Crucifixión nos proporcionará sin duda un momento de intensa emoción.