Una mujer, el arte moderno y el barrio de Dorsoduro

La colección Peggy Guggenheim: una mujer, el arte moderno y el barrio de Dorsoduro

 

La que debería haber sido vivienda sobre el Gran Canal de la acaudalada familia Venier quedó sin terminar, probablemente por problemas económicos. Sus estancias luminosas, su jardín encantador, la terraza sobre “la avenida acuática más bella del mundo”, se convertirán en la morada de una de las coleccionistas de Arte Moderno más importantes del mundo: Peggy Guggenheim. Y fue gracias a esta mujer extravagante y extremadamente inteligente que muchas obras de arte fueron oficialmente reconocidas como tales, y que algunos artistas, hasta el momento completamente ignorados, nos legaron obras maestras tan visionarias como los grandes lienzos de Pollock.; admiraremos la originalidad del cubismo de Picasso y Braque y la pintura abstracta de Kandinsky, podremos deleitarnos en el universo perfecto de Mondrian, relajarnos en el Jardín mágico de Klee y entre los Deseos líquidos de Dalí o el Interior holandés de Miró. Con seguridad, después de dejar esta casa-museo, el día y la noche de Magritte nos acompañarán en nuestro paseo por el barrio de Dorsoduro, por las luminosas orillas entre el Gran Canal y le Zattere, entre los hermosos palacios y algunos complejos religiosos abandonados, hasta la grandiosa cúpula del templo votivo más amado por los venecianos, la iglesia barroca de la Virgen de la Salud, la Salute, y la incomparable vista panorámica desde la Punta de la Aduana.