No me daba cuenta cuando era un estudiante de bachillerato qué cada día al cruzar el umbral de mi escuela, entraba en un edificio con un pasado glorioso y una profunda fe religiosa. Era realmente un ex convento de monjas agustinianas, dedicado a Santa Catalina.

read more