La escultura más icónica de Venecia tiene un aspecto enigmático y un origen recóndito;
desde hace siete siglos, con sus secretos intriga a los visitantes de nuestra ciudad. Apreciada por los venecianos y codiciada por los enemigos, Napoleón la raptó y la llevó a Paris para humillarla. Esta nota trata de acercarse a sus misterios.

read more